Gruyères

Gruyères: uno de los pueblos más bonitos de Suiza en un carrete de 12 fotografías

La histórica ciudad condado de Gruyères es uno de los pueblos más bonitos de Suiza. Se encuentra situada en una pequeña colina con fabulosas vistas de los Prealpes friburgueses. Su casco antiguo adoquinado y sus viejas murallas te transportarán rápidamente a la Edad Media.

¿Qué ver en Gruyères?

La calle principal de Gruyères, Rue du Bourg, es una animada arteria comercial y gastronómica llena de restaurantes ubicados en casas antiguas y salpicada de fuentes de piedra decoradas con macetas de flores. A la altura de la primera fuente, a mano izquierda, encontrarás un acceso a la muralla de Gruyères.

A través de una puerta fortificada rematada con la imagen de los caballeros Claremboz y Bras de Fer, los míticos héroes que, en 1349, según la leyenda de viejos trovadores, detuvieron el ataque de los berneses y los friburgueses.

El Calvario

El edificio construido en el siglo XVI es conocido con el nombre del Calvario, debido al grupo escultórico de su fachada que muestra a Cristo en la cruz, acompañado por la Virgen María y San Juan. Destaca por su tejado que recuerda a los antiguos chalets alpinos. Ha cumplido varias funciones desde su construcción, desde puesto de guardia, hasta almacén de grano o sal y estación de bomberos. Hoy el espacio es utilizado para exposiciones de artesanos locales. Frente al calvario se conservan las antiguas medidas de grano que servían para comprobar la cantidad vendida. En el suelo a mano izquierda, verás una piedra redonda con un agujero. Se trata de la picota donde se ataban a los ladrones durante todo un día a un tronco de roble.

Son varias las casas con nombre propio en Gruyères; L’Auberge de la Halle era el único establecimiento en la Edad Media donde se vendía alcohol y en la Maison de Chalamala vivía en el siglo XIV Girard Chalamala; el último bufón de la corte del Conde Pedro IV. El edificio construido alrededor del año 1300 conserva las vigas de madera originales y grandes chimeneas en su interior. La fachada con sus ventanas geminadas es de una reconstrucción realizada en el siglo XVI.

Musée H.R. Giger

El museo del creador de Alien, Hans Ruedi Giger, se encuentra en Gruyères y su visita no te dejará indiferente. Las pinturas con aerógrafo que cubren las paredes, las esculturas biomecánicas o las salas amuebladas te llevarán a un universo tan fantástico como terrorífico, el de otra dimensión. En el museo de Gruyères se encuentra la mayor colección de obras de H. R. Giger del mundo.

Puedes seguir leyendo en: El Museo de H. R. Giger: el creador de Alien

HR Giger Bar

A la salida del museo se encuentra el Giger Bar, un bar decorado como si estuviéramos en el planeta de Alien o en sus propias entrañas. Tanto la decoración como el mobiliario te transportan a otro lugar de atmósfera inquietante y que no tiene nada que ver con la ciudad medieval de Gruyères. Un lugar imprescindible para los fans de H. R. Giger y de la saga de Alien.

Château de Gruyères

El castillo medieval de Gruyères es uno de los sitios más visitados de Suiza, superando los 160.000 visitantes cada año. Situado en un lugar privilegiado de la geografía del Cantón de Friburgo, entre las montañas del Moléson y Dent de Broc, sus muros esconden 8 siglos de historia y arte. Fue construido como fortaleza en el siglo XIII, pero se transformó a finales del siglo XV en una residencia señorial para el Conde Louis de Gruyère (1475-1492) y los condes que le sucedieron.

De esa primera reestructuración se conserva el patio interior, la escalera de caracol, la Capilla de San Juan Bautista y las torres y murallas que enmarcan un hermoso jardín à la française. En varias de las salas del castillo descubrirás el escudo heráldico de Gruyères en forma de grulla. No te pierdas la cocina situada en la planta baja y que conserva el horno para cocer pan, la chimenea o los ganchos para colgar las ollas sobre el fuego. Esta sala rústica no tiene nada que ver con el señorial Salón Corot decorado con revestimientos de madera pintados por Jean-Baptiste Camille Corot y Barthélemy Menn.

Église Saint-Théodule

La iglesia parroquial de Gruyères está dedicada a San Teodoro Obispo de Sion y fue mandada construir por el Conde Rodolphe III de Gruyère alrededor de 1254. El templo de 3 naves ha debido reconstruirse en varias ocasiones, igual que su campanario del siglo XVII que destaca por la sonería de sus 8 campanas. Junto a la iglesia se encuentra el cementerio de Gruyères donde fue enterrado H. R. Giger; el creador de Alien.

La Maison du Gruyère

El queso más famoso de Suiza tiene su propio museo en La Maison du Gruyère; un lugar divertido e interactivo donde además podrás ver la fabricación en directo de este célebre queso sin lactosa. La exposición te introducirá en sus secretos, los fabricantes de quesos en cada etapa de su elaboración y la tienda de productos en una sabrosa degustación. Se necesitan más de 19.000 litros de leche para producir 48 quesos Gruyère AOP cada día. En la bodega de maduración, con capacidad para 7.000 quesos, permanecerán entre 5 y 18 meses antes de salir al mercado y poderlos disfrutar.

Si eres un amante de los quesos, sigue leyendo en Suiza: más de un queso por cada día del año

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Cascais y la Costa de Estoril.