Brujas

La Edad de Oro de Brujas en un carrete de 24 fotografías

Brujas es una de las ciudades más bonitas de Flandes. Su centro histórico fue declarado en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Brujas se convirtió en el siglo XIII en el mayor puerto comercial del noroeste de Europa y después en el siglo XIV, en el almacén comercial de la Liga Hanseática. Las casas y la red de canales de Brujas conservan la estructura medieval de la Edad de Oro.

Nuestra ruta a pie resigue algunos de los puntos más interesantes de Brujas. Iniciamos nuestro descubrimiento de la ciudad por el templo más antiguo de Brujas; la Catedral de San Salvador. Fue construida entre el siglo XII y XV y su interior acoge interesantes tapices de Bruselas, tumbas medievales y pinturas de maestros flamencos como Dirk Bouts y Hugo van der Goes. La torre de estilo románico-gótico mide 99 metros de altura, de los cuales los 80 metros inferiores corresponden a la torre original construida entre 1127 y 1166 y los 19 metros que la coronan es una ampliación realizada entre 1843 y 1846.

El antiguo Hospital de San Juan data del siglo XII y está considerado uno de los hospitales más antiguos de Europa. Enfermos, peregrinos y viajeros que llegaban hasta Brujas eran atendidos, algunos para morir. El famoso pintor flamenco Hans Memling también fue paciente del hospital y en su interior se ha instalado el Museo Hans Memling donde pueden verse hasta 6 pinturas del artista. De sus 8 siglos de historia, el Hospital de San Juan estaría en funcionamiento hasta 1977, ha conservado salas medievales y una farmacia del siglo XVII.

A continuación, nos adentraremos en el beguinaje más antiguo de Europa; el Begijnhof de Brujas. El Beaterio de la Viña y el centro histórico de Brujas fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. El beguinaje data de 1245 y aún hoy, acoge a una orden religiosa de monjas benedictinas. En el interior, varias casas encaladas de color blanco se asoman a un tranquilo jardín donde es posible acceder antes de que cierren las puertas del recinto a las 18:30 h.

Wijngaardplein o Plaza del viñedo se encuentra donde en el siglo XIII las beguinas tenían sus viñas. Hoy en su plaza empedrada resuenan los cascos de los caballos que pasean en sus carruajes a los turistas. Junto al curso del agua del río Reie, una arboleda y una pequeña extensión de césped dan cobijo a una colonia de cisnes. En el nº 1 Wijngaardplein se encuentra el Monasterio de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y en el nº 15 la antigua rectoría de la parroquia de Begijnhof.

Una de las leyendas más conocidas de Brujas es la de los cisnes blancos. El castigo fue impuesto por Maximiliano I de Habsburgo, Duque de Austria, a los habitantes de Brujas después de una revuelta ocurrida en 1488. La obligación de mantener eternamente cisnes surcando los canales de Brujas fue para que no olvidaran la decapitación del consejero real Pieter Lanchals (apellido que en flamenco significa cuello largo) que fue ajusticiado en la Plaza de Markt durante la insurrección.

Minnewater o mal llamado Lago del Amor, hace más bien referencia a la creencia popular medieval de que debajo de los puentes viven los espíritus del agua. Aunque los románticos les gustará saber que puedes alcanzar el amor eterno si cruzas el puente de Minnewater con tu amad@. Desde aquí zarpaban los navíos en dirección a Gante en la Edad Media y se han conservado restos de la ciudad fortificada de la ciudad de Brujas del siglo XV. En uno de los extremos del lago verás un depósito de municiones medieval. La Poertoren o Torre de la pólvora fue construida en 1401 y formaba parte de la muralla de la ciudad.

Brujas esconde pequeños secretos, en callejones y patios ocultos, como las llamadas Casas de Caridad. Se trata de un conjunto de viviendas, la mayoría encaladas en blanco y situadas alrededor de un jardín, que han sido utilizadas desde el siglo XIV para albergar ancianos, viudas o pobres sin recursos. Se han conservado 46 ejemplos de estas viviendas sociales que podrás localizar en el mapa que proporciona la Oficina de Turismo. Las que nos recomiendan se encuentran en: Nieuwe Gentweg 8-22, Ezelstraat 83-105, Noordstraat 6-14, Kreupelenstraat 12-16, Stoofstraat 8-10, Groene Rei 8/1-4, Stijn Streuvelsstraat 9-31, Boeveriestraat 50-76 y Katelijnestraat 9-19.

El Puente de Bonifacio o Bonifaciusbrug es el rincón de Brujas más fotografiado, aunque a pesar de su aspecto antiguo, fue construido en 1910. Desde aquí se obtiene una bonita vista del campanario de la Iglesia de Nuestra Señora. Al otro lado del puente se encuentra el patio de Arents o Arentshof que exhibe 2 columnas originales de la Plaza del Mercado. Una leyenda popular asegura que una vez hayas cruzado el puente, la primera persona que veas al otro lado es con quien te casarás. Busca en una de las paredes del Museo Gruuthuse la ventana gótica más pequeña de Europa.

La torre de 115’5 metros de altura de la Iglesia de Nuestra Señora es la segunda torre de ladrillo más alta del mundo ubicada en un templo y es visible desde varios puntos de la ciudad. En el interior de la iglesia se encuentra una de las joyas más valiosas de Brujas; la escultura en mármol de la Madonna con el Niño realizada por Miguel Ángel y comprada por dos comerciantes de tejidos. También podrás ver el mausoleo de la duquesa María de Borgoña obra gótica de 1502 y el mausoleo de su padre, el duque Carlos el Temerario, realizado en 1562 en estilo renacentista.

Dijver y Rozenhoedkaai o Muelle del Rosario son los canales más fotogénicos de Brujas. Desde estos muelles se cargaba y descargaba el oro de la Edad Media: la sal que conservaba los alimentos. Desde Rozenhoedkaai podrás subir a un barco para recorrer por unos 8 € los canales de la ciudad. Puedes recorrer la ciudad fácilmente a pie, pero te recomiendo hacerlo también por el agua, ya que descubrirás rincones de Brujas que de otra manera no se pueden ver.

Si quieres puedes seguir leyendo en: Brujas, entre canales y hadas.

En Brujas se conservan varias casas medievales de madera, una se encuentra situada en Wollestraat 41-47 y alberga un hotel-boutique considerado uno de los hoteles más románticos de Europa. Su fachada de madera da al canal Rondvaart, justo enfrente del Hotel Duc de Borgogne. Las otras casas con fachada de madera se encuentran en las calles Kortewinkel y en el nº 7 de Genthof edificio construido entre el siglo XV y XVI.

En la plaza de Burg o Plaza del Burgo, donde se encontraba el antiguo fortín, se alza un compendio de estilos arquitectónicos únicos. Tienes el románico en la Basílica de la Santa Sangre construida en el siglo XII o el gótico en el Ayuntamiento de Brujas. El Stadhuis es el consistorio más antiguo de Bélgica, fue construido entre 1376 y 1420. Le sigue el estilo renacentista de la antigua Escribanía Civil, el barroco del Prebostazgo y el clasicismo del Stadsarchief o Franconato de Brujas que se convirtió en sede del Tribunal de Justicia entre 1795 y 1984.

Si sigues por Breidelstraat a mitad de la calle a mano izquierda verás el callejón más estrecho de Brujas; llamado De Garre. A continuación, llegarás a la Plaza del Mercado o Markt. En el centro de la plaza, rodeada de bonitas casas, puede verse una estatua de 1887 de 2 héroes populares: Jan Breydel y Pieter de Coninck que lucharon contra la dominación francesa. Si quieres descubrir la ciudad medieval de Brujas entra en Historium Brugge situado en el nº 1. Gracias a un recorrido audiovisual, donde se relata la historia de amor del aprendiz de Jan van Eyck, te transportarás a la ciudad de Brujas en 1435. En el nº 16 se encuentra la Huis Craenenburg, el lugar donde estuvo prisionero Maximiliano I durante la revuelta de 1488.

En Markt se alza el símbolo de Brujas: el Belfort o Torre Campanario de 83 metros de altura. El primer edificio en piedra de 1280 substituyó a un campanario de madera y desde entonces ha servido de torre de vigilancia en caso de incendio y ataques enemigos. Necesitarás subir 366 peldaños de este torreón medieval, para obtener una bonita vista panorámica. En el interior del campanario verás el mecanismo que permite que el carillón de 47 campanas realice conciertos gratuitos los miércoles, sábados y domingos de 11 a 12 h.

Otro de los edificios que destacan en la Plaza del Mercado de Brujas es el Provinciaal Hof situado en el nº 3. Corresponde al Palacio Provincial construido entre 1887 y 1892 en estilo neogótico y ampliado posteriormente entre 1914 y 1921. Fue lugar de reunión del gobierno hasta 1999 y en la actualidad se realizan visitas para ver su vestíbulo, escalera, salones y su colección de obras de arte. Donde no hay que perderse las 10 estatuas reales obra de Hendrik Pickery, las pinturas murales y las vidrieras.

El Barrio de la Liga Hanseática es el barrio de los gremios donde comerciantes venidos de toda Europa entre el siglo XIII y XV tenían sus sedes. En las calles Spaanse Loskaai y Spanjaardstraat se afincaron los comerciantes españoles hasta finales del siglo XVI, en Academiestraat los florentinos y en la plaza Oosterlingenplein los germanos.

La plaza de Jan van Eyckplein fue el centro comercial entre 1369 y 1488; la época de mayor esplendor de Brujas. Aquí se encontraban las sedes gremiales también conocidas como logias de los comerciantes extranjeros. La actual plaza construida en 1787 está presidida por la estatua del pintor Jan van Eyck que vivió en Brujas desde 1429 hasta su muerte ocurrida el 9 de julio de 1441. La obra de 1878 creada por Hendrik Pickery sustituyó a una estatua anterior de 1856 creada por Jan-Robert Calloigne.

Las casas que rodean Jan van Eyckplein muestran el esplendor de la ciudad, como por ejemplo el edifico de Tolhuis. Se trata del edificio de la Antigua Aduana construido en 1477 por orden de Pedro de Luxemburgo, conde de Saint-Pol. Aquí se cobraban todos los impuestos de cada una de las transacciones comerciales realizadas en los muelles. Sobre una de las puertas puede verse el escudo de armas de Pedro de Luxemburgo, Caballero de la Orden del Toisón de Oro. A la izquierda se encuentra la casa más estrecha de Brujas, conocida con el nombre de Rijkepijndershuisje. La Casa de los Estibadores fue construida en 1470 para el Gremio que se encargaba de descargar en los muelles. Sobre la puerta verás 4 figuras esculpidas de unos “pynders” que hace referencia al dolor que sufrían los estibadores transportando las pesadas cargas.

Detrás de la estatua de Jan van Eyck encontramos la Poortersloge o Logia de los Burgueses, su torre es visible desde la otra punta del canal de Spiegelrei. El edifico construido a finales del siglo XIV servía de lugar de reunión para burgueses y comerciantes y para hablar de negocios. Busca en una hornacina el símbolo de Brujas; es un oso blanco que sostiene el escudo de armas de la Hermandad del Oso Blanco. Al final de la calle Academiestraat encontrarás la Florentijnse loge o Casa de los Florentinos que data del siglo XIII.

El canal navegable de Spiegelrei recibe el nombre de los fabricantes de espejos que se encontraban en sus orillas en la Edad Media. Está atravesado por los puentes de Koningsbrug y Carmersbrug y su puerto funcionó hasta principios del siglo XX. Langerei es el canal que continúa hasta Dampoort y es atravesado por los puentes Snaggaardbrug, Duinenbrug y Leonardsstuwbrug.

A 1 Km. hacia el este, donde se alzaban las murallas de la ciudad, en Kruisvest, se encuentran varios molinos de grano. El Sint-Janshuis o Molino de San Juan construido en 1770 es uno de los cuatro molinos que aún pueden verse en Brujas de los 30 que una vez llegaron a existir desde el siglo XVI. Siguiendo el canal 190 metros llegamos al molino Bonne-Chièremolen construido en 1844 y que fue utilizado como molino de maíz y de aceite.

Si te fijas en el mapa de Brujas verás que el centro histórico está rodeado casi en su totalidad por un canal de agua. Aquí se localizan las antiguas murallas de Brujas o Brugse Vesten y se conservan 4 puertas medievales originales. Si sigues hacia el sur, dejando atrás los molinos de viento, llegarás hasta Kruispoort o Puerta Santa Cruz que en su día cruzaron Carlos V y Napoleón Bonaparte. La siguiente puerta se alcanza después de recorrer poco más de 1 Km. se trata de la Gentpoort o Puerta de Gante; famosa por la creencia de que la figura de la hornacina de San Adrián, protege a Brujas de la peste.

Por último, al otro lado de Minnewater encontraremos las puertas de Smedenpoort o Puerta de los Herreros construida en 1367 y que está decorada con la calavera en bronce del traidor François Vander Straeten. Parece ser que durante el siglo XVII dejó entrar en Brujas a las tropas francesas enemigas y aún no se lo han perdonado. Por último, cabe destacar la puerta de Ezelpoort o Puerta del Asno que formaba parte de la segunda muralla de Brujas desde una primera edificación de 1297. La puerta fue reconstruida en 1369 y posteriormente en los siglos XVII y XX.

Puedes seguir leyendo sobre esta ciudad en Brujas: la ciudad medieval con más embrujo de Flandes.

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Gante.