Friburgo

Escapada gourmand a Friburgo en un carrete de 12 fotografías

El cantón suizo de Friburgo es un territorio rico en especialidades gastronómicas. Enmarcado por el paisaje montañoso del Moléson y los verdes valles que como una alfombra llegan hasta el Lago de Murten, también conocido como Morat. En su variada geografía es posible disfrutar de tesoros gastronómicos como: el mundialmente conocido queso Gruyère, fondues con varios tipos de queso, deliciosos dulces y por supuesto ¡chocolate suizo!

Queso Gruyère AOC

Dicen que en Friburgo el queso es más que una tradición gastronómica, es un arte de vivir. Elaborado desde el siglo XII, el queso Gruyère se obtiene de leche cruda de vaca. La calidad de los pastos, la fabricación artesanal y la maduración en el interior de cavas entre 5 y 18 meses hacen el resto. Puedes visitar la Maison du Gruyère en Pringy donde además de un museo interactivo del queso, se realizan visitas a la fábrica para ver cómo se elabora el queso.

Chalet d’alpage

Las actividades turísticas en Friburgo alrededor del queso Gruyère son infinitas. Una de las opciones más auténticas es visitar una quesería en los pastos alpinos. Además de conocer cómo se elaboran los quesos, podrás disfrutar de ellos en un lugar idílico; en plena naturaleza o en casas rurales del siglo XVII.

¿Sabías que existe una variedad de queso Gruyère d’alpage AOC? Corresponde a los quesos elaborados de abril a octubre, cuando las vacas pastan en los prados llenos de flores. Su alimentación 100% natural confiere a la leche y en definitiva a los quesos, un sabor especial y único.

Fondue moitié-moitié

Si te gusta el queso, la Fondue moitié-moitié es uno de los platos estrella que debes probar si viajas hasta Friburgo. Es la fondue favorita de los suizos donde se mezcla queso Gruyère AOC con queso Vacherin Fribourgeois AOC a partes iguales. La mezcla de quesos asegura una cremosidad y sabores exclusivos.

Queso y fondue Vacherin

El queso Vacherin Fribourgeois AOC se elabora con leche de vaca desde la Edad Media. Se puede comer como entrante con un buen vino, de postre o en fondue. Debido a su particular aroma y cremosidad es muy apreciado en Suiza.

La Bénichon: una tradición y fiesta deliciosa

La fiesta más popular en la región de Friburgo es La Bénichon; una tradición originalmente religiosa que se remonta al siglo XV y que evolucionó hasta la fiesta familiar de hoy en día. La Bénichon marca el fin de los trabajos en el campo después de un verano pasado en la montaña. Es el momento donde familiares y amigos se reencuentran alrededor de una mesa y con un menú especial para la ocasión. Los platos que componen el menú de la Bénichon son: Cuchaule (pan de brioche al azafrán) con mostaza y mantequilla, caldo de carne de res, ragoût de cordero con pasas y peras Botzi AOC, jamón ahumado, pierna de cordero con puré de patatas y ensalada de zanahorias rojas. Y de postre: merengues, beignets, bricelets y pan de anís.

Moutarde de Bénichon

La mostaza de Bénichon es toda una institución en Friburgo y no se parece a nada que hayas probado antes. Tiene aspecto de una confitura especiada agridulce. Está elaborada con zumo de peras, harina de mostaza, azúcar, anís estrellado, canela y clavo. A los friburgueses les encanta poner mostaza de Bénichon sobre una rodaja de pan cuchaule.

Meringues et crème double

Clara de huevo y azúcar son los únicos ingredientes utilizados para elaborar los deliciosos merengues suizos. Tremendamente ligeros y crujientes al paladar, basta con bañarlos en una consistente crema de leche de alto contenido graso, para saborear un dulce manjar inolvidable. Aunque estés haciendo dieta, vale la pena pecar.

Vinos de Le Mont Vully

Los vinos de Le Mont Vully se caracterizan por su color marfil y su sabor inimitable que le confiere los viñedos plantados a orillas del lago Morat. El agradable clima y el bucólico paisaje rodean las 150 hectáreas de viña de este rincón suizo. Principalmente se cultiva uva Chasselas y Pinot Noir que garantizan vinos con carácter y llenos de harmonía.

Gâteau du Vully

La receta del pastel de Vully ha pasado de madres a hijas de forma tradicional y ha llegado a nuestros días sin haber perdido ni un ápice de popularidad. Existen tantas variantes como familias suizas, pero tanto si se elige dulce como salado, se recomienda acompañarlo con una copa de vino blanco Traminer du Vully.

Le Nidelkuchen de Morat

Si visitas el Lago de Murten o Lago de Morat descubrirás que una de sus especialidades gastronómicas es un pastel de nata conocido con el nombre de Nidelkuchen. Elaborado con 5 capas finas de nata; las 3 primeras con un toque ligeramente ácido y azucarado y las 2 últimas elaboradas con crème doublé de Gruyère, podrás degustarlo en cafeterías y pastelerías de la zona.

Pescado del Lago de Morat

La trucha es la reina de este lago suizo que llega a los restaurantes para cocinarse entera, a filetes, frescas o ahumadas. En el Lago de Morat también se pescan percas, lucios y Sander luciopercas que pasan rápidamente a las manos de los chefs expertos y las preparan al momento. La especialidad de la región es cocinarlos a la Meunière (enharinado y frito en mantequilla).

Chocolate suizo

El chocolate suizo tiene fama internacional debido a su alta calidad. En Friburgo podrás visitar 2 grandes casas de renombre como Maison Cailler y Chocolat Villars. Ambas con más de un siglo de tradición a sus espaldas y unas de las últimas chocolaterías suizas tradicionales de alta gama. La filosofía artesanal se combina con la innovación y la creatividad de los maestros chocolateros.

Descubre Fribourg: allende el Sarine que esconde uno de los conjuntos arquitectónicos medievales más grandes de Europa. 

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Fiestas del Medievo de Villena.

Comments

Deja una respuesta