Los viñedos de la Côte Vermeille en un carrete de 12 fotografías

Los viñedos de la Côte Vermeille (Costa Vermella) crecen entre el mar Mediterráneo y las montañas de los Pirineos Orientales, al sur de Francia. Así es como Collioure, Port-Vendres, Banyuls-sur-Mer y Cerbère se cubren de actividad vinícola entre abruptos paisajes y horizontes marítimos.

Los vinicultores han conseguido superar las condiciones difíciles del territorio y moldear preciosos anfiteatros enológicos abiertos al mar. Viñedos, bosques y campos de olivos, almendros e higueras conviven con reservas naturales que proporcionan una abundante biodiversidad. La riqueza de flora y fauna propician unas características únicas que, junto a las terrazas de piedra seca, ofrecen al visitante un horizonte único.

Los muros de piedra permiten aumentar la superficie cultivable que se convierte en un mosaico de formas geométricas que cambian de color con cada estación. Este trencadís vinícola con parcelas de unas 50 hectáreas en pendiente donde predomina la uva garnacha, impide cualquier trabajo mecanizado. Por consiguiente, la vendimia de los vinos de la Côte Vermeille se realiza a mano de principio a fin.

Las Denominaciones de Origen Protegidas

Los vinos de la Côte Vermeille son reconocidos como notables desde el siglo XIX, pero no es hasta el siglo XX que nacen las 3 Appellation d’Origine Contrôlée (AOC): Banyuls Grand Cru, Banyuls y Collioure, así como la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de los Vinos de Pays de la Côte Vermeille que ocupan unas 1600 hectáreas de viñedo.

AOC Banyuls Grand Cru

La AOC Banyuls Grand Cru está reservada a los vinos de mayor calidad, cuyo periodo de maduración alcanza los 30 meses, superando los 10 meses de los vinos AOC Banyuls. Están considerados los mejores vinos doux naturels de Francia. Maridan con pollo, ternera, foie gras y salmón ahumado.

AOC Banyuls

Los vinos dulces naturales de Banyuls (VDN) se caracterizan por una fermentación de mosto fresco que conserva los azúcares naturales a razón de 252 gr. por litro. Los Banyuls Ambrés destacan por sus aromas a nuez y pasas de Corinto que maridan a la perfección con foie gras, pollo y quesos de cabra. Por otra parte, los Banyuls tintos tienen una amplia paleta aromática a frutos secos, ciruela, regaliz, piel de naranja, cacao y tabaco. Maridan con foie gras, quesos, platos exóticos, pasteles de chocolate o simplemente solos, acompañados de una buena conversación. Por último, los Banyuls blancos maridan bien con postres y fruta blanca (melón, pera, plátano o chirimoya).

AOC Collioure

Se caracterizan por ser vinos secos, los Collioure tintos son vinos con carácter y aromáticos que maridan a la perfección con las carnes rojas y los quesos. Los Collioure rosados son frescos y afrutados, pero lo suficientemente intensos como para maridar con platos de la cocina asiática. Mientas que los Collioure blancos se caracterizan por su frescura y por ser el maridaje perfecto de los platos de pescado, carnes blancas y quesos.

Les 9 Caves

Las antiguas bodegas de la Côte Vermeille se han reinterpretado para seguir adelante en el siglo XXI. En el caso de Les 9 Caves, su pasión por el vino y su pasado vinícola sigue latente en las diferentes experiencias que ofrecen al visitante.

A mitad de camino entre tienda de vinos, restaurante y hospedaje, en Les 9 Caves podrás disfrutar de los vinos locales y de la gastronomía francesa en un espacio dedicado en exclusiva al vino. Las especialidades de su tienda de delicatesen y restaurante son los productos bio, naturales y las Assiettes Vigneronnes de la cocina regional que se componen de un surtido de embutidos y quesos artesanales.

Gastronomía de la Côte Vermeille

La gastronomía de la Côte Vermeille está muy influenciada por la gastronomía catalana y la amplia variedad de mariscos y pescados de su costa; las anchoas son todo un símbolo. Las ostras son una buena opción, ya que las encontrarás disponibles en muchos platos combinados, llamados en Francia “Formule”. Las ostras de Leucate o Bouzigues son la opción Mediterránea, mientras que las procedentes de Marennes proceden de la costa atlántica. Las gambas, caracoles marinos, almejas, calamares o mejillones de la Côte Catalane dan paso a otros platos que vale la pena descubrir.

Paté de Campagne, ouillade (un cocido de carne de cerdo, alubias blancas y patatas), pollo a la catalana, estofado de liebre, pato con miel, canela y clavo acompañado de puré de dátiles. Las parrilladas de pescado, los platos de merluza o el estofado de langosta también son platos típicos. Para finalizar con quesos azules, postres de frutos rojos, crème brûlée, higos asados o rosquillas de anís. Algunos de los platos vegetarianos que puedes encontrar son: alcachofas violetas, escalibada, caviar de calabacín y espárragos verdes con mayonesa al estragón.

Os invitamos a descubrir esta región francesa tan cerca de Catalunya en: Escapada Ecoturística a la Côte Vermeille y Banyuls-Sur-Mer: «Tras los pasos de Aristide». Si eres más de playa te recomendamos Collioure y si eres más de montaña descubre todas las actividades que se pueden hacer en la Serra de l’Albera.

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Andorra

Comments

Deja una respuesta