Nîmes

Los Grandes Juegos Romanos de Nîmes en un carrete de 36 fotografías

Cada año, el fin de semana anterior al 1 de mayo, se celebran los Grandes Juegos romanos de Nîmes (Francia). Una reconstrucción histórica que recuerda los juegos fastuosos que se celebraron en este mismo lugar en el año 122 d.C. En el momento en que el emperador Adriano partía de Bretaña en dirección a Egipto y se celebraron unos suntuosos juegos a su paso por la Galia. Puedes ver las fotografías en grande haciendo clic en cada imagen.

La indumentaria, las armas y el equipamiento militar usado por los participantes de este evento único, han sido elaborados en base a las fuentes históricas y descubrimientos arqueológicos hallados hasta la fecha. Se han reproducido utilizando los mismos materiales que se usaban en la antigüedad. Lo que hace que la recreación histórica de Nîmes sea un lugar excelente para los amantes del legado romano.

Así mismo, las técnicas de combate que se llevan a cabo en el anfiteatro de Nîmes son fruto de investigaciones rigurosas para que este espectáculo sea lo más fidedigno posible. Incluso hay algún que otro soldado que sale herido de la batalla

Nîmes es apodada la “Roma francesa” gracias a un conjunto de edificaciones romanas muy bien conservadas que pueden visitarse en la ciudad. Puedes leer un artículo dedicado a la ruta por el patrimonio romano de Nîmes en este enlace. El anfiteatro, la Maison Carrée, la Torre Magna o el Templo de Diana son el escenario perfecto para que durante 3 días Nîmes vuelva a la época en que se llamaba Colonia Augusta Nemausus.

Programación de los Grandes Juegos de Nîmes

La programación de los Grandes Juegos romanos de Nîmes incluye desfiles de gladiadores, legionarios, mercenarios y las tropas auxiliares, talleres educativos de cómo construir un muro de adobe y paja o hacer jabón con arcilla y ceniza. Así como juegos de pistas, mercado de productos artesanales, así como de objetos, vestimenta y armas romanas. También se puede disfrutar de degustaciones de platos de la cocina galorromana o aprender sobre prácticas medicinales celtas.

Toda esta puesta en escena sirve para dar la mayor rigurosidad posible al evento y acercarse a la herencia cultural de la época romana. Sin alejarnos del motivo por el que se celebraban hace cerca de 2000 años los juegos de la romanidad: glorificar las hazañas de los ancestros, rememorar las victorias militares y celebrar los mitos del culto grecorromano.

El ejército de Adriano

En el anfiteatro de Nîmes, también conocido como las Arenas de Nîmes, los juegos romanos dan inicio con la entrada del emperador Adriano subido en una biga (carro tirado por dos caballos) o una cuadriga (carro tirado por cuatro caballos) y acompañado de la guardia pretoriana. Le esperan los ediles de Nemausus. A continuación, entran en escena las tropas romanas, tropas auxiliares (compuestas por celtas), galos y mercenarios.

El tribuno Sextus Agdenius Macrinus de la VI legión VICTRIX da paso a la demostración de los legionarios que realizarán varias maniobras de combate, entre ellas la conocida con el nombre de tortuga. El emperador Adriano llegó de Bretaña con un grupo de prisioneros pictos (Celtas que vivían en Caledonia; actual Escocia). Estos prisioneros de guerra tendrán que combatir en el anfiteatro de Nemausus para salvar sus vidas.

Ceremonias

Los sacerdotes del culto Imperial o flamines serán los encargados de oficiar la ceremonia en honor al emperador Adriano en el anfiteatro de Nîmes. Mientras que en la Maison Carrée tiene lugar la ceremonia donde son bendecidas las legiones y se conocía con el nombre de lustratio. Para purificar las armas de los legionarios se utilizaba el agua sagrada de Augusteum; la Fuente de Nemausus.

En el momento en que los sacerdotes imploren a Júpiter por el buen desarrollo de los juegos, deberemos alzar los brazos hacia el cielo y rezar: “Jovis Optimus. Jovis Maximus. Protege al emperador y su familia. ¡Llévate nuestros días y dáselos al emperador! Para que su vida sea larga y nuestra ciudad eterna. ¡Qué estos juegos sean magníficos! Enviadnos una señal”.

Equiria

La celebración de carreras de caballos en honor a Marte, Dios de la Guerra, eran muy populares entre los romanos, aunque están basadas en una tradición etrusca. La violencia de estas carreras donde se utilizaban látigos y fustas para hostigar a los caballos, declaraba vencedor al primer caballo que llegara a línea de meta, con o sin jinete.

Munus

El espectáculo de combate entre gladiadores (munus o munera en plural) era ofrecido por un político de la ciudad para obtener el favor del pueblo. Las escuelas donde entrenaban los gladiadores eran conocidas con el nombre de ludi y los mejores gladiadores se convertían en verdaderas estrellas. En los Grandes Juegos de Nîmes verás gladiadores armados con una espada curva llamada Sica, y un escudo rectangular pequeño llamado parmula son los thraex.

Los que llevan un casco macizo con una cresta en forma de pez y cubren sus piernas desde las rodillas hasta el pie con una greba son los murmillo. Los gladiadores que combatían con las armas utilizadas por los pescadores (red, tridente y daga) son los reciarios que normalmente combatían contra un secutor; que vestía un casco esférico, gladius (espada corta) y una armadura completa con scutum (escudo). El público podía solicitar la muerte del perdedor al grito de “Iugula”.

Puedes ampliar información sobre la gran reconstrucción histórica de los Juegos de la Romanidad en Nîmes en la web de viajes de QTravel.

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Brujas.