Cascais

Cascais y la Costa de Estoril en un carrete de 12 fotografías

Dicen que, en este rincón del Atlántico donde acaba Europa, nació el turismo en Portugal. Su excelente situación geográfica y la calidez de sus temperaturas invitan a conocer los atractivos culturales, naturales y paisajísticos de la Costa de Estoril. Desde Playa de Guincho hasta la Playa Carcavelos, la Bahía de Cascais alberga el conjunto de fortificaciones más grande del mundo.

Boca do Inferno

Los acantilados modelados por la impetuosidad del viento y la fuerza del mar han creado rincones donde las corrientes aéreas y marítimas hacen música. Es el caso de la Boca del Infierno; una cueva natural rocosa donde el agua entra con fuerza y juega con Céfiro.

Casa de Santa Maria

El tercer Vizconde de Santa Mónica, Jorge Torlades O’Neill, mandaría construir la Casa de Santa María como regalo de bodas para su hija. El edificio proyectado por el arquitecto Raul Lino en estilo morisco, ha alojado a miembros de la realeza y aristocracia europea como: el rey Humberto II de Italia, los Duques de Windsor e incluso al presidente norteamericano Richard Nixon.

Museo de los Condes de Castro Guimarães

El mismo aristócrata mandaría construir uno de los edificios más impresionantes de Cascais, el Museo de los Condes de Castro Guimarães, también conocido como Torre de San Sebastián. Fue construido como su residencia aristocrática a principios del siglo XX y mezcla varios estilos arquitectónicos como el neo-romanticismo, neogótico, neomanuelino y neorromano.

La Marina de Cascais

El puerto deportivo más grande de la Riviera portuguesa se encuentra en la Marina de Cascais. Es un lugar adecuado para embarcarte en un navío y surcar las aguas del Atlántico recorriendo la Costa de Estoril hasta Lisboa. Aquí se celebran las mayores competiciones náuticas de Europa, así como importantes eventos de vela y regatas.

Bahía de Cascais

El rey Luis I de Portugal convirtió Cascais en su residencia real de verano en 1870. Desde entonces aristócratas, nobles y familias reales encontraron refugio en la Bahía de Cascais considerada una de las bahías más bonitas de Portugal. La Avenida Dom Carlos I donde se encuentra la Ciudadela de Cascais, el Palacio de los Condes de Guarda y la Playa de los Pescadores, donde siguen llegando las embarcaciones de pesca tradicional, conservan una atmósfera pintoresca que vale la pena descubrir en una ruta a pie.

Palácio Seixas

Esta vivienda fue construida sobre el antiguo baluarte de Fuerte de Santa Catarina del siglo XVII. Esta casa de veraneo de inspiración medieval es obra del arquitecto Manuel Joaquim Norte Júnior de 1916. El Palacio Seixas fue la residencia del investigador Henrique Maufroy de Seixas y hoy, con sus múltiples terrazas y balcones es un destacado atractivo del Passeio Dom Luis I y la Bahía de Cascais.

Palácio dos Duques de Palmela

A medio camino entre fortaleza y residencia señorial, en la Praia da Conceição, fue construido en 1874 el Palacio de los Duques de Palmela. El edificio es obra del arquitecto Thomas Henry Wyatt que la construyó en estilo gótico inglés. Está considerada el ejemplo más importante de la Arquitectura de veraneo portugués.

Casino de Estoril

El Casino de Estoril es el casino más grande de Europa y quizás también el más cinematográfico. Hasta aquí llegaban espías de todos los países involucrados en la Segunda Guerra Mundial, incluso el espía que inspiraría al personaje de James Bond, protagonista de la obra de Ian Fleming, el Agente 007.

Forte da Cruz

El Fuerte de la Cruz de San Antonio d’Assubida se encuentra en la Playa de Tamariz de Estoril. Fue construido como línea defensiva en el siglo XVII bajo el reinado de Felipe III de Portugal. En 1894 fue comprado por el bisabuelo de los actuales propietarios que la convirtió en una residencia. Diseñada como un castillo toscano es la imagen romántica de la Bahía de Cascais.

Forte da São António da Barra

El Fuerte de San Antonio es otro de los fuertes construidos bajo el reinado de Felipe III de Portugal, por el arquitecto Giovanni Vicenzo Casale para mejorar el sistema defensivo de la Bahía de Cascais. Tras varias reconstrucciones y usos como escuela militar o residencia del Primer Ministro y dictador António de Oliveira Salazar, desde 2018 está abierto al público.

Forte de São Julião da Barra

Es uno de los complejos militares de defensa marítima mejor conservados de Portugal. El Fuerte de San Julián fue construido entre 1553 y 1568 por Miguel de Arruda en estilo Vauban. Este estilo desarrollado en Italia para resistir las nuevas armas de ataque tiene forma de estrella. Conocido como el “Escudo del Reino” el fuerte protegía el frente marítimo y el acceso a Lisboa.

Forte de São Lourenço de Bugio

La fortaleza de San Lorenzo fue construida en mampostería de piedra con forma redonda en medio de la desembocadura del río Tajo. La obra llevada a cabo, entre 1586 y 1601, durante el reinado de Felipe III de Portugal, servía para proteger el acceso marítimo a Lisboa. La estructura diseñada por el arquitecto Giovanni Vicenzo Casale, de 62 m. de diámetro y 6 m. de altura, alberga una base de 33 m. de diámetro por 7 m. de altura y una torre central de 3 m. de diámetro y 16 m. de altura que hoy sirve como faro.

Puedes leer más sobre esta ciudad de Portugal en Cascais: destino gastronómico inolvidable y Costa de Estoril: 10 palacios en 30 kilómetros

¿Tienes Canas de viaje? Nuestro próximo destino: Los Grandes Juegos Romanos de Nîmes.

Comments

Deja una respuesta